top of page
BANNER HORIZONTAL.jpg

PUPPY PLAY: ¿DE QUÉ TRATA ESTE FETICHE?

El mundo de las relaciones sexuales y afectivas es diverso y complejo, y las personas tienen diferentes formas de explorar su sexualidad y expresar su intimidad. Una de estas expresiones es el "puppy play" o juego de cachorros, un fetiche que ha ganado popularidad en las relaciones gay en los últimos años. Esta vez exploraremos el concepto del puppy play, sus elementos característicos y su papel en las relaciones entre hombres homosexuales.

El puppy play es un fetiche que involucra a una persona que asume el rol de un cachorro y a otra que asume el rol de su "amo" o "entrenador". En este juego de roles, el cachorro se entrega a su lado animal, adoptando comportamientos y actitudes propias de un perro, mientras que el amo asume el control y establece las reglas y límites de la interacción. Es importante destacar que el puppy play se basa en el consentimiento y el juego seguro, donde ambas partes establecen límites claros y respetan las normas de seguridad y bienestar emocional.

El puppy play puede incluir una amplia variedad de elementos y actividades. Por ejemplo, el cachorro puede usar ropa o accesorios específicos, como collares, correas o colas de perro, para ayudar a establecer el ambiente. Por lo general, las máscaras y disfraces del Puppy suelen ser de látex, caucho o piel. Es por ello que este fetiche también entra dentro de la subcultura del rubber y leather. El juego puede involucrar también la comunicación a través de ladridos, gruñidos o gestos caninos, e incluso puede haber entrenamientos o sesiones de obediencia. Además, el puppy play puede extenderse más allá del ámbito sexual y convertirse en un estilo de vida, con la adopción de roles de cachorro y amo incluso fuera del dormitorio.

Es importante comprender que el puppy play no está relacionado con la bestialidad ni con la degradación de ninguna de las partes involucradas. Al contrario, se trata de una forma consensuada de juego y exploración de la sexualidad que puede generar una profunda conexión emocional y de confianza entre los participantes. El juego de roles permite escapar de los roles tradicionales de género y desafiar las normas sociales preestablecidas, brindando una experiencia liberadora y placentera para aquellos que lo practican.

El puppy play es un fetiche que ha encontrado su lugar en las relaciones gay como una forma de explorar la sexualidad y la intimidad. A través de este juego de roles, las personas pueden experimentar la libertad de expresarse más allá de los límites convencionales y establecer vínculos emocionales profundos basados en la confianza y el consentimiento. Es fundamental recordar que todas las prácticas sexuales y fetiches deben ser consensuados y practicados de manera segura y responsable. Al respetar los límites de cada persona involucrada, podemos crear relaciones más satisfactorias y enriquecedoras, permitiendo a cada individuo explorar su sexualidad de forma auténtica y placentera.

0 comentarios

댓글


bottom of page